Mueren más jóvenes por enviar mensajes de texto que por ingesta de alcohol

Escribir mensajes de texto con
el móvil ha sustituido a la
conducción bajo los efectos
del alcohol como la primera
causa de muerte al volante
entre adolescentes en EE.UU.
Más de 3.000 jóvenes mueren
cada año por este motivo.
Según revela el estudio
realizado por el Cohen
Children Medical Center de
Nueva York, los datos son
cada vez más alarmantes y van
en aumento.
Además de las víctimas
mortales más de 300.000
adolescentes acaban heridos
tras tener un accidente por ir
escribiendo mientras
conducen. Es la primera vez
que el alcohol deja de ser el
principal motivo de muerte al
volante, ya que se registraron
2.700 muertos en la carretera
por consumir algún tipo de
bebida alcohólica y 282.000
heridos.
Durante el estudio se analizó
un periodo entre septiembre
de 2010 y diciembre de 2011
y albergó a 8.947
adolescentes de entre 15 y 18
años por todo el país. Los
resultados descubrieron que
un 49 por ciento de los chicos
admitió escribir mensajes
mientras conduce frente al
45% de las chicas.
«La realidad es que los niños
no están bebiendo siete días
de la semana, se están
llevando sus teléfonos y
mensajes de texto siete días
de la semana, por lo que se
sabe que esto ocurre con más
frecuencia», aseguró el jefe de
desarrollo y comportamiento
de pediatría del Cohen
Children Medical Center, el
doctor Andrew Adesman.
En España está prohibido el
uso de dispositivos de
comunicación al volante y se
castiga con multas y la
pérdida de 3 puntos en el
carnet de conducir.
Concretamente, la DGT
especifica que no se pueden
utilizar «cascos, auriculares u
otros dispositivos que
disminuyan la atención a la
conducción o utilizar
manualmente dispositivos de
telefonía móvil, navegadores o
cualquier otro sistema de
comunicación»
Además, la Dirección General
de Tráfico especifica que
«conforme a los avances de la
tecnología, se podrán precisar
reglamentariamente los
dispositivos incluidos en este
apartado». En otros países,
como el Reino Unido, también
está prohibida esta práctica y
de hecho su gobierno propone
nuevas multas y sanciones
para tratar de detener a los
conductores que utilizan sus
teléfonos móviles.
El ministro de transportes,
Patrick McLoughlin, afirmó
que las multas por diversos
delitos aumentarían hasta un
50%. Así de 60 libras pasaría a
cobrarse 90 (107 euros).
Además los conductores
perderán 3 puntos en su
licencia. En muchos estados
de EE.UU todavía se permite
conducir enviando mensajes,
pero los expertos avisan de la
necesidad de regular la ley
para prohibir esta práctica.
Según detectan el móvil se ha
convertido en algo rutinario
para los jóvenes que ya no
corren peligro un día cuando
salgan de fiesta sino todos los
días ya que no beben siempre,
pero sí utilizan siempre el
móvil.