¿Muere de hambre un niño cada diez segundos?

Cada 15 segundos muere de hambre un niño.
Esta es la campaña de un grupo de ONG que
está pidiendo a los líderes del G8 más ayuda
para las familias más pobres del mundo, ¿o
es cada 10 segundos, de acuerdo con la
última versión del lema?
Existe suficiente comida para todo el mundo,
pero no todos tienen suficiente alimento,
dice el slogan de la campaña "Enough Food
for Everyone If " (Suficiente comida para
todos si).
Estos datos son una variación de otros
utilizados hace siete años con la campaña
"Hagamos que la pobreza sea historia",
donde celebridades del mundo de la música,
el cine y la moda aparecieron en un video
sonando sus dedos en intervalos regulares.
Entonces el mensaje era que cada tres
segundos un niño muere innecesariamente
como resultado de la pobreza extrema.
Las estadísticas de muertes cada tantos
segundos han estado rondando durante años.
En esta oportunidad, los datos de que un
niño muere de desnutrición cada diez
segundos viene de una fuente muy
respetada: un estudio publicado en la
renombrada The Lancet, donde los
investigadores determinan que en 2011
murieron más de tres millones de niños.
Para llamar la atención de estos datos, lo
que hizo la gente de la campaña If fue
dividir el número de segundos en un año
entre el número de muertes. El resultado
resuena más entre la gente que si se ofrece
la cifra de tres millones, según el portavoz
de la campaña, Jack Lundie.
"Las cifras grandes son notoriamente difíciles
para visualizar e imaginar, especialmente
cuando hablas de millones", explica.
"Además, queríamos concentrarnos en lo
individual, y estas expresiones ayudan a
humanizar el problema. Así que necesitamos
una frase corta y accesible que exprese
rápidamente tanto el impacto emocional del
problema que queremos mostrar, como el
sentido de la escala de urgencia que
originaría algún tipo de acción".
Pero otra gran organización que combate los
problemas de alimentación en todo el mundo,
el Programa Mundial de Alimentos de
Naciones Unidas (WFP, por sus siglas en
inglés), desaprueba ahora este tipo de
estrategias.
"Hay una verdadera tentación de usar este
tipo de estadística porque realmente llaman
la atención, no lo puedes ignorar porque es
una imagen horrible", comenta Jane
Howard, de WFP.
Pero, Howard considera que es "un poco
engañosa".
El WFP lo utilizó una vez diciendo que un
niño muere de hambre cada seis segundos,
pero dejó de usar este lema en 2008.
La razón según la portavoz es que los
números pueden cambiar de un año para el
otro, dependiendo de la última investigación.
"Y llega a ser muy confuso porque las cifras
viejas se quedan en internet".
Y más importante, señala, "la ciencia esta
diciendo algo completamente distinto".¿Qué dice la ciencia entonces? Bueno, si
para ti, la declaración de que un niño muere
cada diez segundos por hambre evoca
imágenes de niños famélicos, puede que te
sorprendas.
En la mayoría de los casos eso no es lo que
pasa.
"Ciertamente hay circunstancias extremas
donde los niños mueren de hambre, y estoy
pensando en la reciente hambruna registrada
en varias partes de Somalia", señala Howard.
"Pero la verdad es que la gran mayoría de
esas cifras de las que estamos hablando se
trata de niños que, debido a que no han
tenido la nutrición necesaria en la etapa más
temprana de sus vidas, los hace muy
susceptibles a enfermedades infecciosas,
como el sarampión".
"Un niño bien nutrido sencillamente la
pasaría, pero para uno que es realmente
frágil y su sistema inmune está
comprometido, se convierte en un asunto de
vida o muerte".
La campaña If para todos resalta un asunto
importante, pero ¿qué tan errado es utilizar
la palabra "hambre" si con ella se sugiere de
forma imprecisa que los niños mueren
literalmente por no comer?
"Podría entender si la gente del publico hace
esa deducción, y eso sería un error", dice
Lundie. "En este caso particular no estamos
diciendo que los niños están muriendo porque
no tienen con qué comer, y explicamos
exactamente cómo funciona. Pero creo que el
término 'hambre' es algo con que la gente se
relaciona".
El hecho es que la falta de nutrición está
identificada como la causa subyacente de la
muerte significa que también hay un doble
cálculo. Cuando escuchas que un niño muere
cada tantos segundos de enfermedades
relacionadas con el agua, por ejemplo -o por
pobreza- algunos de estos niños pueden ser
los mismos que se dicen mueren cada tantos
segundos de hambre.
Otra sorpresa es descubrir quienes son estos
niños y que con frecuencia ni siquiera, como
se pone en el anuncio, "se van a la cama con
hambre".
La mayoría de las muertes relacionadas a la
nutrición son en países donde no están
sufriendo de hambruna o tienen algún
conflicto, según el profesor Robert Black, de
la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins
Bloomberg, en Estados Unidos , quien es la
persona que llegó a la cifra de los tres
millones, de la que se basa la campaña de
los diez segundos.
"Ciertamente, los pobres son quienes tienen
los problemas más grandes de desnutrición,
pero incluso así debe haber suficiente comida
para alimentar a los niños. La dificultad es
lograr una dieta lo suficientemente buena,
una dieta dominada por cereales o fécula no
es una dieta de una calidad suficiente para
alcanzar la nutrición necesaria los primeros
dos años de vida".
Cuestión cultural
Black agrega que en la mayoría de los casos
el problema puede solucionarse con
educación.
En algunas culturas, las mujeres no tienen
derecho a comer los mejores alimentos del
hogar, lo que puede significar que los niños
nazcan bajos de peso. La leche y la carne
también se suele evitar por razones
culturales <>por ejemplo en algunas partes de
India. Y algunas veces no se le da la
importancia necesaria a las frutas y
vegetales.
Un cuarto de las muertes se pueden atribuir a
dar pecho de forma inadecuada, estima
Black, pues muchas familias no se dan cuenta
de la importancia de dar sólo leche materna
durante los primeros seis meses de vida,
debido a los nutrientes que tiene y a la
protección que ofrece a la exposición de
alimentos contaminados.
Así que hay un panorama mucho más
complicado de lo que sugieren las
estadísticas del titular: que cada 10 segundos
muere de hambre un niño en el mundo.
Pero, según Lundie, tienes que simplificar el
mensaje si quieres captar la atención de la
gente.
"Sí, es posible que en lo que llamamos
nuestra primera línea del mensaje no tengas
toda la información del problema. Pero no
creo sería realista esperar que eso ocurra en
una pequeña nota de comunicación".
"En términos de crear una discusión donde la
gente pueda estar informada, primero debes
captar su atención, su atención emocional.
Las personas están muy ocupadas, así que lo
que necesitas inmediatamente es un
entendimiento accesible para poder abrir el
debate".
La falta de nutrición es un problema serio, los
tres millones de niños que se estima
murieron por ello en 2011 representan casi la
mitad de la mortalidad infantil. Pero hay
señales de progreso.
"Ha habido una disminución en el número de
muertes, no muy grande, pero aún alguna
mejora desde el último estudio (en 2008), y
la atención a estos asuntos de nutrición
entre familias de recursos bajos y medios ha
aumentado notablemente en los últimos seis
años", aclara Black.
"Soy muy optimista en que el mundo está
prestando atención a los problemas y
encontrará soluciones".