México sale del ‘top ten’ de destinos turísticos internacionales

La Organización Mundial del
Turismo confirma que el aumento
en la llegada de turistas al país
continúa pero a menor ritmo que
la media mundial
El país pierde el puesto número 10
y cae hasta el 13, superado por
Austria, Rusia y Hong Kong.México ha dejado de ser uno de los
diez países más visitados por los
turistas internacionales, según
confirman los datos del Barómetro
del Turismo Mundial que ha
publicado este jueves la
Organización Mundial del Turismo .
El titular ya lo había dejado caer la
secretaría de turismo mexicana,
Claudia Ruiz Massieu, el pasado
mes de marzo durante la
celebración del Tianguis Turístico
de Puebla, cuando sugirió que
México podría perder dos
posiciones. Pero los datos de la
OMT revelan que México ha sido
superado en número de turistas
extranjeros que visitaron el país
durante 2012 por Austria y Rusia y
Hong Kong y ha pasado de ocupar
el puesto número 10 al número 13.
El anuncio de que México ya no
está entre los 10 principales
destinos internacionales es un
varapalo para la política turística
del país pero, especialmente, para
aquella que puso en marcha el
Gobierno de Felipe Calderón
durante el pasado sexenio. El
anterior presidente mexicano se
marcó como objetivo que México
entrara en el top five de los
destinos turísticos y no solo no lo
consiguió sino que durante los
últimos seis años el país solo ha
descendido en el ránking: desde el
séptimo lugar que ocupaba en
2005 al décimo en el que se instaló
en 2007 y a quedarse fuera de los
primeros puestos mundiales en
2012.
Francisco Madrid Flores, director
de la Escuela de Turismo de la
Universidad Anáhuac México Norte
explica que ese objetivo era un
despropósito. “Era una meta
inalcanzable, México debería haber
crecido al 15% cuando se estaban
registrando tasas del 1% o el 2%”.
“Hay otros factores a tener en
cuenta, independientemente de la
posición, como los ingresos. Desde
la OMT somos optimistas con la
situación del país, que está
apostando fuerte por el turismo y
diversificando sus destinos",
explica Carlos Vogeler, director
regional para las Américas de este
organismo. Es cierto que México
ingresó en 2012 por turismo
internacional un 7,2% más que el
año anterior (12.700 millones de
dólares) y que sigue siendo el líder
indiscutible de la región. Sin
embargo, los turistas
internacionales que llegaron al país
en 2012 fueron 23.100.000, una
cifra ligeramente inferior a los
23.400.000 que lo hicieron en
2011. Los datos dejan a México
muy lejos del crecimiento medio
del 4%.
“El cambio depende de muchos
factores pero hay que destacar que
muchos de los turistas que recibe
México provienen de Estados
Unidos y todo lo que afecte al país
vecino repercute en México”,
explica Vogeler. Desde el inicio de
la crisis, los estadounidenses, el
primer país de origen de los
visitantes que llegan a México,
viajan menos fuera de sus
fronteras. El número de turistas
que cruzan el Río Grande hacia el
sur ha bajado. Y, además, está la
cuestión de la violencia.
Los problemas derivados del
narcotráfico y el crimen organizado
han hecho que los springbreakers
estadounidenses hayan cambiado
las playas mexicanas por otras
dentro de su país o en otros
lugares del Caribe. Los gobiernos
de otros países, como España,
recomiendan a sus ciudadanos no
visitar algunos destinos turísticos
como Acapulco, donde
recientemente fueron violadas seis
españolas. Y los Estados del norte
del país, los más castigados por el
crimen organizado, han visto como
los turistas fronterizos, aquellos
que cruzan la frontera durante un
breve periodo de tiempo y regresan
a su lugar de origen, se han
desplomado. Solo en 2012 fueron
500.000 menos, lo que significa
una caída del 5,3%.
“Es muy difícil valorar el factor
violencia pero sí es evidente que
existe la percepción exterior de
inseguridad. Quizá México debería
trabajar más en mejorar la imagen
que se proyecta porque el turista es
muy sensible a este tipo de
información. Lo que nosotros
vemos es que esa violencia se
produce, sobre todo, en zonas no
frecuentadas por turistas y que la
situación no ha cambiado mucho
en las zonas turísticas. Hay que
lamentar lo de Acapulco pero es la
excepción”, opina Vogeler.
Los expertos coinciden: el
potencial turístico de México es
enorme y hay que saber
aprovecharlo. “El país es mucho
más que sol y playa y eso ya lo
ofrecen otros, tenemos que ofrecer
otros atractivos”, explica Francisco
Madrid. “La mejora de la economía
en EE UU nos ayudaría a
recuperarnos a corto plazo. A
medio y largo plazo está el tema de
mejorar las infraestructuras y
también la seguridad. De momento,
este Gobierno ya ha reconocido
que la inseguridad afecta al turismo
y eso es un paso”, explica.
La promesa de resucitar el tren de
pasajeros abre una nueva
perspectiva para el sector. “Otros
países han trabajado mucho más
los temas de conectividad, algo
crucial para los turistas
internacionales. Es el caso de
Turquía, que cada vez recibe más
visitantes”, explica Juan Tello,
investigador del Tecnológico de
Monterrey. El cierre de Mexicana
de Aviación no ha ayudado. De
hecho, el 90% de los turistas que
llegan a México por avión lo hacen
por cinco aeropuertos: los de
Cancún, Distrito Federal, Los
Cabos, Puerto Vallarta y
Guadalajara.
Los datos del Barómetro de la OMT
arrojan algunos otros
esperanzadores para México, como
el aumento del gasto medio por
turista. “México tiene muchos
aciertos en materia turística como
el sistema de visados que facilita el
acceso o la apuesta creciente por el
turismo cultural”, explica el
director regional para las Américas.
Y da una recomendación:
diversificar los mercados fuentes
para evitar la dependencia de EE
UU y dirigirse más a los países
asiáticos y a América del Sur.