Los pesimistas envejecen mejor

Las personas de edad avanzada
que tienen pocas expectativas de
alcanzar un futuro satisfactorio
tienden a vivir más años que los
que se muestran excesivamente
optimistas, según un estudio
basado en datos de 40.000 sujetos
con edades comprendidas entre 18
y 96 años. "Nuestros hallazgos
revelan que ser un optimista
extremo y predecir un futuro
mejor se asocia con mayor riesgo
de muerte", asegura Frieder R.
Lang, de la Universidad Erlangen-
Nuremberg (Alemania). Por el
contrario, el pesimismo "hace
que las personas vivan
extremando las precauciones y
cuidando más su salud" , tal y
como afirma el investigador en el
último número de la revista
Psychology and Aging .
En el estudio, se les preguntó a los
sujetos cómo de satisfechos se
encontraban en el momento
presente y cómo de satisfechos se
imaginaban en un plazo de cinco
años, pidiendo que lo valoraran en
una escala del 0 al 10. Transcurrida
media década, los científicos
comprobaron que los más ancianos
habían sido también los más
pesimistas, con un porcentaje de
un 43 % de los mayores de 65
años que habían subestimado el
nivel de satisfacción de su vida
futura. Además, los datos
revelaron que los que habían
sobreestimado cómo vivirían
sufrían en torno a un 9,5% más de
discapacidades y un 10% de riesgo
de morir por cada punto que se
habían "excedido" prediciendo su
bienestar futuro.
"Dado que una visión negativa del
futuro suele ser más acorde con la
realidad, los ancianos predicen
mejor cómo de contentos estarán
que los jóvenes, que tienen una
perspectiva más idealizada de cómo
será su futuro, según revela la
investigación.