Francia denuncia a banco suizo por "mercadeo ilícito"

París.- El banco suizo UBS ha sido
acusado en Francia de prácticas
ilícitas por la sospecha de que
montó un sistema destinado a
convencer a ricos franceses a que
abrieran cuentas no declaradas en
Suiza a principios de los años
2000.
Esta acusación por "mercadeo
ilícito" se produce seis días
después de que la filial francesa
del UBS también fuera acusada
por "complicidad en mercadeo
ilícito", informó AFP.
El banco también ha sido
declarado testigo asistido (una
situación intermedia entre la de
testigo e inculpado) por blanqueo
de mercadeo ilícito y blanqueo de
fraude fiscal y está bajo control
judicial con una fianza 2,875
millones de euros, precisaron este
viernes fuentes judiciales.
La justicia francesa investiga al
UBS por las sospechas de que
permitió a sus comerciales suizos
captar clientes en Francia,
violando la legislación, y de haber
puesto en marcha una doble
contabilidad para ocultar
movimientos de capitales entre
Francia y Suiza.
Denuncias de exempleados del
banco propiciaron estas
investigaciones.
Una nota anónima enviada a la
autoridad competente, la ACP,
consultada por la AFP, habla de la
existencia, entre 2002 y 2007, de
un sistema destinado a registrar
la apertura de cuentas no
declaradas en Suiza realizada por
comerciales del banco.
Estas cuentas estaban registradas
en cuadernos o en ficheros Excel.
En ella se describe el supuesto
papel de los comerciales en Suiza,
en particular el departamento
Francia Internacional del banco, y
en Francia, así como de directivos
de UBS en Francia en esta doble
contabilidad.
Este sistema permitía no dejar
rastro en el sistema informático
oficial del banco aunque permitía
calcular las primas que los
comerciales debían recibir a final
de año, según esta nota.
Los jueces han ordenado, por la
acusación de UBS Francia, el
nombramiento de un
administrador para que verifique
si se informó de estos negocios y
las condiciones en que se
otorgaron los bonus.
Otra nota insiste en el hecho de
que la filial francesa de UBS,
creada en 1999, siempre tuvo
números rojos en sus ejercicios
contables, con excepción del
ejercicio 2006 que arrojó unas
decenas de miles de euros de
beneficios.
Rica clientela
La acusación del banco suizo
pone de relieve las sospechas que
pesan sobre el papel de los
comerciales suizos en suelo
francés. Estos comerciales
habrían venido a Francia para
captar a una clientela rica,
principalmente industriales, gente
del espectáculo y deportistas.
Los contactos se hacían en
particular durante
acontecimientos deportivos (como
torneos de golf, de tenis <>Roland
Garros-) o conciertos.
Los correos de un comercial
suizo, consultados por la AFP, dan
fe de una "propuesta de
inversión" a un cliente francés y
le propone un encuentro en
Francia o en Suiza.
La respuesta de UBS no se ha
hecho esperar y ha comunicado
que pretende "seguir cooperando
con las autoridades en Francia en
conformidad con el marco
jurídico en vigor con vistas a
encontrar una solución", según
un comunicado del banco.
"UBS no tolera ninguna actividad
para ayudar a los clientes a
sustraerse a sus obligaciones
fiscales", según el comunicado del
banco.
Además de la casa matriz y de la
filial francesa, ya han sido
acusados un exdirector general de
UBS France, Patrick de Fayet, un
exdirector de la oficina de UBS
en Lille (norte) y un funcionario
de UBS en Estrasburgo ya han
sido acusados.
Los jueces que realizan esta
investigación enviaron al fisco
francés una lista de 353 personas
sospechosas de haber tenido una
cuenta en Suiza para que las
autoridades helvéticas ofrezcan
información sobre sus fondos.