En Kenia logran curar el Sida a dos pacientes

Se asegura que un nuevo
tratamiento ha sido eficaz en sus
pacientes, dos de los cuales se
consideran completamente
curados, y que otros dieciocho que
se encuentran en observación
también muestran síntomas de
mejora.
El doctor Simon Barasa Situma, de
la Universidad Técnica de Kenia,
dijo:
"Las pruebas han demostrado que
no son portadores del VIH, pero
tenemos que seguir observándolos
entre seis y doce meses más, como
mínimo, para asegurarnos de que
están completamente libres del
virus".
El tratamiento del médico keniano
tiene como base el caso de Timothy
Ray Brown, conocido popularmente
como 'el paciente de Berlín'. En
2007 Brown se convirtió en el
primer hombre de la historia en
curarse del VIH, lo que provocó un
aluvión de pruebas médicas en
todo el mundo, ya que los
investigadores creían que la terapia
podía aplicarse a otros pacientes.
A Timothy Ray Brown le
diagnosticaron el VIH en 1995 y se
sometió a un tratamiento de
antirretrovirales (ARV), pero en
2006 desarrolló leucemia, motivo
por el cual le trasplantaron una
médula ósea con una rara mutación
genética que le proporcionó
resistencia natural al VIH.
Su doctor, Gero Hutter, dijo que
esta resistencia se la transfirió a
Brown el órgano trasplantado, pero
Barasa asegura que la razón de la
maravillosa curación no fue el
trasplante del nuevo tejido, sino la
eliminación del viejo.
"La extracción de la médula ósea,
donde se multiplican las células
CD4, las más afectadas por el VIH,
impide que el virus se multiplique
y, por lo tanto, el paciente se
cura", explica doctor Barasa.
El trasplante de médula ósea es una
operación muy cara y peligrosa, lo
que hace que el tratamiento de
Brown sea imposible de aplicar a
los más de 34 millones de personas
infectadas con VIH. Sin embargo,
según el médico keniano, eliminar
el virus de algunos órganos donde
pueda hallarse sí es factible.