El secreto de la mujer más alta del mundo

Con dos metros y seis centímetros de
estatura, es posible que Allyssa
Dehaan no sea la mujer más alta del
mundo. Sin embargo, a tenor de las
imágenes tomadas el día de su boda al
lado de sus damas de honor, esta
jugadora de baloncesto estadounidense
parece un auténtica gigante (2.06 cm),
publica abc.es .
A simple vista podría parecer que está
subida en algún sitio, pero la longitud
de los brazos, en consonancia con el
resto del cuerpo, descarta esta
posibilidad, tal y como señala el autor
del blog «Leyendas urbanas y fábulas».
La explicación para esta singular
fotografía tampoco está en que las
amigas de Dehaan sean de una altura
menor a la media, sino que se trata de
una manipulación realizada por
Lowerrider, un usuario de la web
«Deviantart» que disfruta jugando con
las perspectivas y retocando imágenes
para convertir a las mujeres en seres
mucho más altos de lo que son en
realidad.
En la realidad, aunque Dehaan sigue
destacando por su elevada estatura,
sus amigas le llegan a la altura del
hombro, no a la del codo. Quien, sin
duda, no tiene necesidad de recurrir a
este tipo de retoques fotográficos es
Igor Vovkovinskiy, un joven ucraniano
que es capaz de convertir en un enano
a todo el que se acerque a su lado
gracias a sus dos metros y 34
centímetros de estatura.
Posiblemente, Vovkovinskiy, a quien
localizamos en el blog «Abadía
Digital», sea una de las pocas personas
del mundo que puede hacer que
muchos de los jugadores de la NBA se
sientan pequeños, tal y como le ocurrió
al pivot de los Minnesota Timberwolves
Nikola Pekovic tras fotografiarse junto
a él.
A pesar de medir dos metros y once
centímetros, el jugador montenegrino
parece mucho más pequeño al lado de
este auténtico gigante a quien su
desmesurada estatura ya le ha
causado unos cuantos problemas de
salud.