Conoce la explicación científica del por qué la cerveza relaja

El consumo de la cerveza trae
efectos secundarios y eso nadie
duda.
Por esta razón, científicos de la
Escuela de Medicina de la
Universidad de Indiana (EE UU)
decidieron realizar un completo
estudio sobre las consecuencias.
Por medio de exámenes médicos
lograron probar que la cerveza por
sí sola (sin alcohol) hace que se
libere dopamina en el cerebro, un
neurotransmisor relacionado con
las sensaciones placenteras y la
motivación que puede generar
conductas adictivas.
Los autores del estudio publicado
en la revista
Neuropsychopharmacology,
observaron con un escáner de
Tomografía por Emisión de
Positrones (PET, por sus siglas en
inglés) la reacción de 49 hombres
cuando saboreaban 15 mililitros
de cerveza.
Esta muestra la compararon con la
respuesta de los mismos al probar
bebidas isotópicas deportivas --
Gatorade--.
Así observaron que la primera
producía un aumento considerable
de dopamina, y que el efecto era
mayor cuando había antecedentes
familiares de alcoholismo.
"El sabor de la bebida por sí
mismo, sin el efecto del alcohol,
provoca una descarga importante
en los centros de recompensa del
cerebro", señaló David A. Kareken,
coautor del trabajo.
Además, las personas estudiadas
señalaron su deseo por tomar una
cerveza después de saborear y
"recordar" su sabor, sin que
ocurriera lo mismo con otras
bebidas.