Condenan a un saudí a recibir 30 latigazos por dar una bofetada a su esposa

Un tribunal
saudí de la provincia de Al Qatif, en
el este del país, ha condenado a un
ciudadano a diez días de cárcel y a
treinta latigazos por haber dado
una bofetada a su esposa, informa
hoy el periódico Al Watan.
Según el rotativo, que cita fuentes
judiciales, la corte ordenó ayer que
el condenado se matricule en un
curso para recibir asesoramiento
matrimonial.
El tribunal permite, además, a la
esposa del inculpado estar
presente, si ella quiere, cuando su
marido reciba los latigazos.
La mujer, de 35 años, denunció a
su marido, de 30 años, por haberle
dado una bofetada, lo que fue
interpretado por el juez como una
violación de la sharía o ley
islámica, porque en teoría el
marido puede solo puede pegar a
su esposa en la mano y nunca de
manera fuerte.
Durante el juicio, el procesado
reconoció haber pegado a su
cónyuge en la cara por
supuestamente haber tratado mal a
sus hijos, añade el periódico.
El reino saudí es uno de los países
más conservadores del mundo
musulmán, que sigue una versión
estricta y rigorista del islam.