Colocan la última pieza del nuevo World Trade Center de NY

NUEVA YORK, 3 de mayo.-
Neoyorquinos y turistas se
acercaron hasta la zona cero, en el
sur de la isla de Manhattan, para
ver a los operarios subir la última
pieza de la antena que convertirá al
rascacielos One World Trade Center
en el techo de América.
Una vez que concluya el montaje,
en una fecha todavía sin
determinar, el imponente
rascacielos de mil 776 pies (541
metros), que reemplazará a las
Torres Gemelas destruidas el 11 de
septiembre de 2001, se convertirá
en el edificio más alto del
continente americano.
Envuelta en una bandera de EU, la
antena con forma de espiral se alzó
hasta lo más alto del rascacielos
bajo la atenta mirada de oficinistas
y curiosos que se acercaron hasta
el lugar para ser testigos de otro
pedazo de la historia reciente de
Nueva York.
La subida, que coincidió con el
segundo aniversario de la muerte
de Osama Bin Laden, estaba
prevista para el lunes, pero el mal
tiempo y el viento que sopló ese
día en la ciudad obligó a la
Autoridad Portuaria de Nueva York
y Nueva Jersey a aplazarla.
La antena, que pesa unas 800
toneladas y mide unos 124 metros,
ha quedado reposada en una base
situada en lo más alto del edificio,
de 104 plantas, a la espera de que
los especialistas terminen de
instalarla en su emplazamiento
final.
Mientras, a escasos metros del
lugar, continúan las obras de la
nueva terminal de transportes
diseñada por el arquitecto español
Santiago Calatrava, que costará
unos 3 mil 800 millones de dólares
y que puede estar lista para 2014.
El lugar exacto donde se alzaban
las Torres Gemelas se transformó
en un memorial en recuerdo a las
víctimas del 11-S, cuyos nombres
están impresos en bronce en las
paredes de las dos piscinas que
presiden el lugar.
Los atentados terroristas dejaron
casi 3 mil muertos, incluidos los
fallecidos en el ataque contra el
edificio del Pentágono, a las
afueras de Washington, y otro
avión secuestrado que se estrelló
en el campo de Shanksville
(Pensilvania).