Científicos explican por qué chupete previene muerte súbita del lactante

Sídney, Australia (EFE). El chupete
previene la muerte súbita del
lactante porque mejora el control
cardíaco del recién nacido, según
un estudio de científicos
australianos que divulga hoy la
prensa local.
Rosemary Horne, del Instituto
Monash de Investigación Médica,
explicó que diversos estudios han
demostrado de forma consistente
desde 2005 que el chupete protege
al bebé contra la muerte súbita,
pero éstos no explicaban
claramente de qué forma
contribuía a evitar la temida
" muerte en cuna".
En la investigación presentada en la
reunión anual de las Sociedades
Académicas Pediátricas en Estados
Unidos, Horne y sus colegas
sugirieron que el uso del chupete
protege al recién nacido de la
muerte súbita mediante la mejora
del control cardíaco, según la
cadena local ABC.
Horne indicó que esta patología se
relaciona con un fallo en el sistema
cardíaco del infante cuando no se
produce un ajuste adecuado al
ritmo del corazón o a la presión
sanguínea, así como a incapacidad
de poder despertarse cuando se
deja de respirar o se registra una
caída súbita de la presión arterial.
El equipo de Horne centró su
investigación en el impacto que
tiene el chupón en la presión
sanguínea y el ritmo cardíaco y
para ello vigilaron durante varios
días el sueño de 37 bebés de entre
dos y cuatro semanas, dos y tres
meses, y cinco y seis meses.
Los científicos también dividieron
a los bebés en usuarios y no
usuarios de chupetes para medir y
comparar la presión sanguínea y el
ritmo cardíaco y además los
hicieron dormir boca abajo, una
posición que no se recomienda por
considerarse de que existe un
mayor riesgo en los neonatos de
fallecer súbitamente.
Asimismo, hallaron que el acto de
succionar el chupón aumentaba la
variabilidad del ritmo cardíaco,
que es una medida de las
variaciones de los intervalos entre
latido y latido y que indica la
actividad de la regulación
autónoma de la función
circulatoria.
Sin embargo, las diferencias de la
variabilidad del ritmo cardíaco
solamente era evidente en el grupo
de dos y cuatro semanas de
nacidos, ya que los usuarios tenían
una variabilidad más alta del ritmo
cardíaco que los no usuarios
cuando estos bebés no se
encontraban succionando los
chupones.
Horne dijo que el chupón parece
mejorar el ritmo cardíaco en los
recién nacidos, lo que parece servir
como mecanismo para proteger
contra la muerte súbita, aunque la
científica admitió que aún no ha
resuelto el misterio sobre cómo
evitar estos fallecimientos.
El estudio de Horne también
muestra que el chupete tiene un
efecto en la presión sanguínea y en
el ritmo cardíaco.
Desde 2005, su uso ha sido
recomendado en Estados Unidos
para los bebés, aunque Australia y
Nueva Zelanda lo miran con recelo.