Alcalde de Osaka dice que esclavas sexuales eran una 'necesidad' de guerra

El alcalde de la ciudad japonesa de
Osaka, Toru Hashimoto, calificó
como "necesario" el sistema en
el que las mujeres asiáticas eran
obligadas a prostituirse en
burdeles para las tropas niponas
durante la Segunda Guerra
Mundial.
"Cuando los soldados se juegan la
vida en el campo de batalla y
quieres ofrecerles descanso, está
claro que se necesita un sistema
de reconforte, cualquiera lo
entendería", declaró el alcalde de
una de las ciudades más
importantes de Japón, frente a
todas las televisiones niponas.
Hashimoto, el gobernador más
joven en la historia de su país y
cofundador del Partido de la
Restauración, reconoció que las
mujeres, eufemísticamente
conocidas como 'mujeres de
consuelo', fueron obligadas
"contra su voluntad" a
prostituirse en los burdeles
militares durante "la tragedia de la
guerra".
Historiadores estiman que Japón
forzó a cerca de 200,000 mujeres
asiáticas - originarias de Corea,
China y Filipinas - a la esclavitud
sexual en los campos de batalla.
Hashimoto afirmó que "era
necesario un sistema de mujeres de
descanso" para los soldados y que
Japón no era el único país en el
que estaba establecida esta
práctica.
CONDENA INTERNACIONAL
El secretario general del Gobierno
nipón, Yoshihide Suga, se distanció
de las polémicas declaraciones del
alcalde de Osaka y solo recordó
que Japón se disculpó
oficialmente en 2007 por el
sufrimiento que infligió a las
mujeres durante la guerra.
Por su lado, Corea de Sur y China
condenaron de inmediato las
declaraciones de Hashimoto.
"Estamos profundamente
decepcionados porque un cargo
oficial japonés defienda
crímenes inhumanos", afirmó un
portavoz del Ministerio de
Relaciones Exteriores de Seúl.
"Estamos conmocionados e
indignados por las declaraciones
del político japonés, pues
cuestionan flagrantemente la
justicia histórica y la conciencia
de la humanidad", dijo el portavoz
del Ministerio de Exteriores chino,
Hong Lei.