Nivel de CO2 en la atmósfera superó el máximo histórico

Como este gas se acumula por
años, cambios climáticos serán
inevitables.
La concentración de CO2 en la
atmósfera superó por primera
vez en la historia reciente la
frontera de las 400 partes por
millón, según los datos
divulgados hoy por la
Administración Nacional de
Océanos y Atmósfera de Estados
Unidos (NOAA, por su sigla en
inglés).
"El aumento no es una sorpresa
para los científicos. La evidencia
concluye que el fuerte
crecimiento de las emisiones
globales de CO2como
consecuencia de quemar carbón,
petróleo y gas natural está
impulsando esta aceleración",
indicó Pieter Tans, investigador
de la división de vigilancia
global de la NOAA en su
laboratorio de Colorado.
La cifra supone un importante
hito, ya que se ha registrado en
MaunaLoa, en Hawai, la estación
de medida de dióxido de carbono
continua más antigua del planeta
y que es considerada el principal
lugar de medición de gases de
efecto invernadero desde que
comenzó a operar en 1958.
"No hay manera de parar la
llegada del CO2 a los niveles de
400 partes por millón. Eso ya es
un hecho. Pero lo que pase a
partir de ahora todavía importa
para el planeta, y está bajo
nuestro control", afirmó Ralph
Keeling, geoquímico del Centro
Oceanográfico de San Diego, en
el comunicado de la NOAA.
La agencia federal recalcó que,
una vez emitido, el CO2
"permanece durante miles de
años atrapado en la atmósfera,
por ello los cambios
climatológicos dependen
principalmente de las emisiones
acumulativas y hacen cada vez
más difícil evitar futuras
transformaciones".
Aunque los niveles de CO2
"suben y bajan de manera
estacional", agregó que se
encuentra "próximo el momento
en el que ninguna medida
ambiental en el sitio que sea de
la Tierra producirá un dato por
debajo de la frontera de 400
partes por millón".
Los científicos han determinado
que, antes de la revolución
industrial del siglo XIX, los
niveles de CO2 eran de 280
partes por millón.
La tasa de incremento se ha
acelerado desde que comenzaron
los análisis continuos en 1958, al
pasar de cerca de 0,7 partes por
millón al año en aquel entonces,
a una media de 2,1 partes por
millón al año en la última
década.