Karina Jelinek dice que se separó de Fariña

Se lo confirmó llorando a un
cronista de TV. La modelo dijo
sentir “mucho dolor” y que por el
escándalo se tomó "un impasse de
Leo".
15.04.2013
Tras el escándalo que desató
anoche la investigación del
periodista Jorge Lanata, en
Periodismo Para Todos, sobre los
giros millonarios a Suiza que el
empresario K Lázaro Báez
habría hecho a través de
paraísos fiscales, la modelo
Karina Jelinek dijo haberse
“tomado un impasse” de su
esposo Leonardo Fariña,
involucrado en el caso.
Se lo confirmó llorando a un
cronista de Infama, el programa
que conduce Santiago del Moro
por América TV. La modelo dijo
sentir “mucho dolor”: “Me tomé
un impasse de Leo. Chicos, no
me siento bien, no tengo ganas
de hablar. No sé qué decir. Estoy
confundida, me siento mal”,
sostuvo entre lágrimas.
-“¿Cuándo viste eso (la cámara
oculta en la que su marido
cuenta cómo sacaba del país el
dinero en negro de Lázaro Báez)
qué sentiste?”, le preguntó el
cronista.
-“Dolor, mucho dolor”, contestó
Jelinek. -“¿Cómo está Fariña?”
-“No sé, no sé”, dijo la modelo.
-“¿Vas a seguir bancándolo?”
-“No me siento bien por favor”,
le suplicó llorando al periodista
de Infama.
Jelinek, estacionó su auto y
rápidamente se refugió en su
casa.
Fariña, el supuesto valijero de
Báez (acusado por la oposición
de ser testaferro del matrimonio
Kirchner), estudió Ciencias
Económicas y se recibió en 2004.
El joven, oriundo de La Plata,
pasó de tener un Peugeot 206 -
que compró en cuotas- a manejar
un BMW 3.0 valuado en 467.600
pesos, a hacer viajes carísimos y
gastar cifras impensadas en la
noche.
Su relación amorosa con la
modelo arrancó el 28 de enero de
2011. Al mes de relación, invitó
a Jelinek a Cancún y allí le
propuso matrimonio con un
anillo Tiffany´s, valuado en
40.500 euros.
El 28 de abril de ese año, a sólo
tres meses de noviazgo, Jelinek y
Fariña se casaron. La fiesta fue
en el salón Tattersall del
Hipódromo de Palermo, donde
asistieron varios famosos, entre
ellos la vedette Iliana Calabró y
su marido, Fabián Rossi, el
supuesto encargado de
vehiculizar las transferencias de
Báez a bancos del exterior
mediante contactos que tenía en
un estudio contable de Panamá.