El cantante Alejandro sanz sufre de miedo escénico

11.05.2013 15:36

El cantante español Alejandro
Sanz reconoció hoy en Miami
(EE.UU.) que, pese a llevar 25
años en el mundo de la
música, aún no ha superado el
miedo escénico y sigue
poniéndose nervioso antes de
subirse a un escenario.
“Los nervios son una de las
cosas que uno debe controlar
primero. Enfrentarte a un
público no es fácil y nunca
dejas de ponerte nervioso
antes de subir a un
escenario”, confesó el artista
poco antes de comenzar
precisamente su concierto en
esta ciudad del sur de Florida.
Según explicó, “lo importante
es tener un buen equipo de
gente alrededor y confiar en
que los demás no te van a
fallar” para, así, poder estar
seguro de ofrecer un buen
recital.
El cantante se prestó a abrir
las puertas del ensayo final y
atender una sesión de
preguntas y respuestas a
estudiantes de música de las
principales universidades del
sur de Florida, justo antes de
ofrecer un concierto en el
American Airlines Arena de
Miami.
A sus 44 años, animó a estos
jóvenes a luchar por su sueño
para conseguir hacerse un
hueco en el complicado
mundo de la música.
El intérprete de “Corazón
Partío” o “Y, ¿Si fuera ella?”
relató que se inicio en el
mundo de la música casi por
casualidad: “Mi madre nos
llevó a mi hermano y a mí a
una academia de kárate, pero
como estaba cerrada nos
apuntó a una de guitarra, que
estaba justo al lado”, bromeó
el artista afincado en Miami.
Sanz reconoció que para él, la
música es muy importante en
tanto que “es algo que uno
lleva dentro, es una pasión”.
Por ello, lamentó que, hoy en
día, los cantantes “tengan
representante antes de tener
trabajo” y recordó que él
empezó a “tener un manager
cuando ya había vendido
bastantes discos en España”.
“Empecé a tener la necesidad
de tener una persona que me
llevara los asuntos y los
conciertos”, señaló en ese
sentido.
Para él, la música “es la única
herramienta” que ha tenido
“para salir adelante” en su
exitosa carrera musical, en la
que ha conseguido quince
Grammy Latino y tres
Grammy, además de vender
más de 25 millones de discos
en todo el mundo.
“Componer una canción es
como hacer un potaje”, dijo el
madrileño entre risas cuando
se le preguntó por su fuente
de inspiración a la hora de
componer canciones.
Al respecto apuntó para
continuar con el símil que
“has de tener muchos
ingredientes, no vale con tener
carne y patatas” y concluyó
que “todo lo que te provoque
una emoción y una reacción
es válido para escribir una
canción”.
“Normalmente yo improviso
con la guitarra o con el piano,
construyo una estructura y al
final le pongo una letra.
Siento cierto placer en ir
encajando palabras donde casi
ni caben, y eso es lo que me
motiva para seguir haciendo
canciones”, relató el cantante
sobre su método para escribir
un tema.
Al ser preguntado por las
anécdotas que ocurren en los
conciertos y, sobre todo, por
todo lo que pasa entre
bambalinas, el madrileño evitó
desvelar los entresijos del
espectáculo asegurando que
“hay una máxima que se ha de
cumplir: que lo que pasa en la
gira, se queda en la gira”.
Sobre la situación que vive la
industria musical en la
actualidad, el artista opinó
que “la música todavía no se
ha acomodado a los tiempos
que corren y a la velocidad a
la que cambia todo”.
A su juicio, esta industria
necesita “gente capaz con las
nuevas tecnologías y analizar
las formas de consumo de la
gente” para superar los retos
que presenta la música. EFE