Dormir con interrupciones es malo para la memoria

Dormir con interrupciones afecta la
capacidad de formar recuerdos y
esto podría ayudar a explicar
algunos trastornos vinculados a la
memoria, como la enfermedad de
Alzheimer, según un estudio
publicado en la revista
Proceedings of the National
Academy of Science (PNAS).
Para llegar a esta conclusión,
investigadores de la Universidad de
Stanford (EE UU) utilizaron una
técnica llamada optogenética, que
consiste en la manipulación
genética de células para poder
controlarlas empleando la luz. A
continuación, mientras los ratones
dormían enviaron impulsos de luz a
sus cerebros, de manera que
podían alterar el sueño sin afectar
el tiempo total de descanso. Los
animales habían sido colocados en
una caja con dos objetos, uno de
los cuales les era familiar.
Una vez despiertos, los roedores
no afectados dedicaron más tiempo
a examinar el objeto desconocido,
pero aquellos que sufrieron
alteraciones del sueño
concentraron su atención por igual
en las dos piezas. Esto sugiere que
no recordaban la que antes era
familiar.
Según afirman los investigadores,
los resultados demuestran que,
independientemente de la cantidad
total de sueño o su intensidad, un
tiempo mínimo de sueño
interrumpido cada noche resulta
crucial para la consolidación de
la memoria.