Dan Brown: "El paraíso y el infierno existen y están en la tierra"

Como si de una estrella de cine o
de rock se tratara. Así ha llegado
a Madrid Dan Brown para
presentar su esperada novela
"Inferno", su cuarta y última
ficción llamada al éxito,
protagonizada por el profesor
Robert Langione e inspirada en
"La Divina Comedia", de Dante.
Un infierno que para conocerlo
no hace falta tener que descender
hasta el noveno círculo, donde
están las peores fieras, como
propone Dante, porque, para Dan
Brown, tanto "el infierno como el
paraíso existen y están en la
tierra".
Y es que este escritor, un
fenómeno editorial y uno de los
que más éxitos tiene en todo el
mundo -de "El Código Da Vinci"
vendió más de 80 millones de
libros y fue traducido a 54
lenguas-, se ha vuelto más
complejo y comprometido en
"Inferno", como ha demostrado
hoy durante la presentación del
libro, publicado por Planeta, en la
madrileña Biblioteca Nacional.
Una rueda de prensa a la que han
acudido una multitud de
periodistas de todo el mundo,
sobre todo españoles y
latinoamericanos, ya que era la
presentación del libro en español,
que sale con una tirada de un
millón de ejemplares.
Para el escritor estadounidense,
el más grave problema con el que
se tiene que enfrentar el mundo
es la superpoblación, un tema
protagonista de su nueva novela
que el autor asemeja al infierno
de Dante. "En los últimos 85
años, la población se ha
triplicado. Cada día nacen
200.000 personas, y todos los
problemas, como las guerras, el
tema del agua o la enfermedades,
nacen de este problema",
advierte.
"Yo no tengo la solución; si fuera
así, no escribiría novelas. Pero
esta guerra requiere una
respuesta contundente", ha
subrayado Brown, hijo de un
matemático y una madre
organista, nacido en New
Hampshire (EE.UU.) en 1964.
Un familia no muy católica y sí
muy científica. "Crecí entre la
ciencia y la religión, entre Adán y
Eva y la teoría de la evolución
humana. Les preguntaba a mis
padres, y ellos me decían que los
niños buenos no hacen este tipo
de preguntas, pero yo siempre
pregunto. Mi religión es un
trabajo sin acabar", ha sostenido
sentenciando el autor de "Ángeles
y demonios" o "La conspiración".
"Y en el futuro las cuestiones
éticas serán elementos muy
importantes", ha subrayado.
Dan Brown no es un escritor muy
querido por la jerarquía de la
Iglesia católica, que siempre
manifiesta su malestar por sus
obras, por los tema que toca;
sobre todo, desde "El Código Da
Vinci", y en esta caso parece que
puede pasar lo mismo con el
tema de la superpoblación.
En este sentido, el escritor ha
señalado que no creía que con el
nuevo papa Francisco se
producirán "cambios drásticos".
"El Vaticano cambia muy, muy
despacio: sus movimientos son
geológicos. No conozco al nuevo
papa Francisco. Parece un
hombre muy devoto, de ideas
nobles. Ya veremos lo que
ocurre", señala.
En "Inferno", Brown vuelve al
tema histórico plagado de
intrigas, arte, belleza, símbolos y
códigos secretos por descifrar, de
la mano del catedrático de
Simbología de la Universidad de
Harvard Richard Landgdon,
alguien al que le gustaría
parecerse, según ha reconocido el
autor.
El escritor también ha hablado
del secretismo que rodea todas
sus investigaciones.
"Desde mi éxito con 'El Código Da
Vinci' se me han abierto muchas
puertas entre investigadores y
especialistas, pero tengo que
disimular cuando pregunto para
no dar mucha información y para
que no sepan de qué voy a
escribir. Lo más importante es
despistar a la gente", ha
subrayado Brown, que dice que
no tiene temor a los historiadores
porque él va por otro lado, uno
más provocador.
"Lo verdaderamente importante
es hacer algo sincero y que venga
del corazón", ha precisado el
autor, quien también ha tenido
palabras para los críticos. Algunas
críticas en Estados Unidos han
sido demoledoras, mientras que
otros han dicho que "Inferno" es
la mejor obra del autor. "No
necesito gustar a todo el mundo",
ha reconocido este autor de
superventas.
Y esta faceta como autor de
"bestsellers" también ha sido
defendida por Brown con un
argumento bastante justo: "El
mundo editorial es muy
importante y lo que más se
necesita es que haya autores de
éxito como yo, porque eso les
permite publicar a otros
escritores importantes que no
tendrían voz de otra manera".
Preguntado durante casi una hora
por una gran diversidad de
asuntos, Dan Brown ha hablado
de su amor por los símbolos y los
códigos secretos, una pasión que
le nace desde niño, según ha
relatado, cuando sus padres le
ponían papelitos con muchos
códigos secretos que tenía que
descifrar para conseguir un
premio.
Y también se ha referido a sus
manías a la hora de escribir y ha
confirmado la leyenda de que se
cuelga boca abajo para que le
baje la sangre a la cabeza antes
de escribir, y hace ejercicio y
flexiones antes de ponerse ante la
página en blanco.