Crisis en Venezuela: Iglesia Católica sin vino para misas

Escasez. Ante la falta
de productos como el vino para
consagrar y el harina de trigo
para hacer hostias, se analiza
reducir el número de liturgias
La Iglesia Católica venezolana dijo
ayer que sus reservas de vino
para celebrar la misa se están
agotando debido a que su único
proveedor local afronta
problemas para su elaboración,
en momentos en que el país
afronta un nuevo episodio de
escasez “aguda” de varios
productos básicos.
Lo mismo está ocurriendo con el
harina de trigo para hacer
hostias, por lo cual en algunas
partes se analiza reducir el
número de misas.
“La reserva de vino que tenemos
en Mérida es de dos o tres
meses”, mientras que la de hostias
“es muy poca”, señaló monseñor
Baltazar Porras, obispo de ese
estado.
A su vez, monseñor Roberto
Lucker, presidente de la comisión
de medios de comunicación social
de la Conferencia Episcopal
Venezolana, confirmó que “las
reservas se están acabando...
tendríamos que importarlo (el
vino), pero no tenemos los
dólares para eso”, aseveró.
Y mientras que el presidente
Nicolás Maduro dijo que su
gobierno negocia con Colombia
un reimpulso comercial para
paliar la escasez, el Tribunal
Supremo de Justicia rechazó la
recusación de la oposición contra
dos jueces electorales, que
deberán decidir sobre las
impugnaciones.
Además, Maduro afirmó que la
cadena CNN en español estaría
promoviendo un golpe de estado
en Venezuela .
agencias
Análisis de Trino Márquez,
sociólogo y analista político de
la Universidad Central de
Venezuela.
Resultado de políticas
equivocadas
Me parece que esto que estamos
viendo ahora, que afecta a la
Iglesia y que está ocurriendo con
el papel higiénico y la pasta
dental, es el resultado de todas
las políticas equivocadas que ha
tenido el gobierno durante los
últimos años, en que se ha
perseguido al empresariado. Es el
resultado del socialismo del siglo
XXI.
En Venezuela el fracaso es doble,
porque se han tenido todas las
oportunidades para convertirse
en una potencia industrial debido
a las ventas de petróleo, y sin
embargo, esa oportunidad se ha
perdido. Hoy hay una escasez
muy severa de divisas y ello en
gran parte se debe a que la
producción petrolera nacional ha
caído de manera notable.
Me parece que esto no se puede
resolver mientras el gobierno
insista en hostigar a los
empresarios particulares. (Por
otro lado) la tesis del complot
empresarial es una tesis necia y
ridícula que ha argumentado
Nicolás Maduro, que intenta
ocultar el fracaso de una política.
El gobierno se ha trazado la
destrucción de la oposición.