Conozca a Kyary, la Lady Gaga japonesa que causa furor

Kyary es la cantante japonesa que
marcó pauta en la cultura
“kawaii” que significa “tierno o
dulce”.
En julio del año 2011 fue
publicado, en Youtube, el video de
su canción “Pon Pon Pon”, obtuvo
al rededor de 50 millones de
visitas. Kyary representa una nueva
clase de J-Pop, como se conoce a la
música popular japonesa.
Su fama ha ido creciendo a pesar
de que sus letras carecen de
sentido gramatical, pero son
pegajosas. Una de sus canciones se
titula “Tsukema Tsukeru”,
literalmente “ponerse pestañas
postizas”.
Lea a continuación el trabajo
completo publicado por el portal
web BBC Mundo
Un cuarto lleno de juguetes para
niños, un cerebro bailarín, un
tiburón psicodélico y, en el medio,
una chica haciendo un baile
peculiar: así es como el mundo
descubrió a la japonesa Kyary
Pamyu Pamyu.
El video de su canción debut,
“PonPonPon”, publicado en julio de
2011 en YouTube, fue visto cerca
de 50 millones de veces.
La cantante –cuyo verdadero
nombre es Kiriko Takemura- saltó a
la fama muy rápidamente. En unos
pocos años, pasó de ser una
colegiala a convertirse en la cara y
la voz de la cultura “kawaii” –en
japonés, “tierno”o “dulce”.
El video pronto atrajo la atención
de todo el mundo, superando las
ventas de canciones de iTunes en
lugares tan lejanos como Bélgica y
Finlandia.
Ahora tiene 20 años y está
haciéndose un lugar en la música, y
su estética única, copiada por miles
de adolescentes, hace que la
comparen con Lady Gaga.
Hoy en día, Kyary representa a
la cultura “kawaii” , pero con una
vuelta de tuerca. Esta estética solía
girar alrededor de personajes como
Hello Kitty, o de colegialas
obsesionadas con que sus ojos se
vieran más grandes, como las
muñecas Barbie.
Pero Kyary amplió los límites del
“kawaii” al abrazar lo grotesco
como parte de su imagen. Basta
mirar los murciélagos y los cráneos
en el video de “PonPonPon”.
No cool
Pero esta fama no es algo que ella
persiga activamente.
“Todavía estaba en la escuela
cuando una revista de moda me
tomó una foto en la calle en
Harajuku (un barrio de moda
juvenil en Tokio). Ahí fue cuando
empecé a modelar”, cuenta entre
bastidores antes de un concierto en
Singapur como parte de su gira
mundial.
“Un año más tarde, me
preguntaron si estaría interesada
en ser DJ en un evento llamado
Takenoko, un evento discotecas
para adolescentes. Pensé que sería
divertido, así que empecé a
pinchar. Ahí es donde conocí a mi
productor y lanzamos mi canción
debut en 2011″, añade. Esa
canción fue “PonPonPon”.
A donde quiera que va – EE.UU.,
Europa y Asia – es recibida por fans
vestidas como ella. “Todavía es
surrealista, pero me hace muy feliz
ver a mis fans fuera de Japón”, dice
ella.
Kyary representa una nueva clase
de J-Pop, como se conoce a la
música popular japonesa. Ha tenido
muchos seguidores en Asia durante
décadas, pero hasta ahora no había
podido capturar la atención del
resto del mundo.
“Es una combinación de la música
de baile y la moda Harajuku, que es
lo que siempre he querido crear”,
explica su productor, Yasutaka
Nakata.
“Lo que es diferente acerca Kyary
es que ella no tiene miedo a no ser
cool”, dice Nakata. “Ella tiene
confianza en lo que le gusta, así
que mientras se sienta bien con ella
misma, va a cantar las letras
extrañas que se me ocurren.”
Las letras pueden ser demasiado
pegadizas y con frecuencia no
dicen mucho. Por ejemplo, una de
las canciones de Kyary se titula
“Tsukema Tsukeru”, literalmente,
“ponerse pestañas postizas” . Las
letras de muchas canciones no
tienen sentido gramatical y la
música también, dice Nakata, está
llena de desviaciones de la norma.
Pero estas imperfecciones, según el
joven genio del J-Pop, son de lo
que se trata la cultura “kawaii” .
Es un marcado contraste con la
percepción internacional más
común de Japón, un país centrado
en buscar la perfección.
Habrá que ver si Kyary es una
moda pasajera o un estilo que llegó
para quedarse. Por el momento,
propone un interesante choque de
culturas.