Científico iraní asegura haber construido una "máquina del tiempo"

Un hombre de negocios iraní
asegura haber construido una
máquina que permite a una
persona avanzar rápidamente hasta
ocho años en el futuro.
Ali Razeghi, un científico de
Teherán patentó "La Máquina
Aryayek para viajar en el tiempo"
en el Centro Estatal de Invenciones
Estratégicas.
El dispositivo, según su inventor,
puede entregar una predicción
impresa del futuro de una persona
después de que este lo toque y
haga una lectura de él, dijo a la
agencia de noticias estatal Fars.
El Razeghi, de 27 años, dijo que
viene desarrollando el equipo
desde hace 10 años y que trabaja
con una serie de complejos
algoritmos para "predecir cinco a
ocho años de la vida futura de un
individuo, con una precisión del 98
por ciento".
Según registros del Centro de
Invenciones, Razeghi ha patentado
anteriormente otros 179 inventos.
"Mi invención ocupa el tamaño de
una computadora personal y puede
predecir con detalles los próximos
5 a 8 años de la vida de sus
usuarios. No te va a llevar al
futuro, sino que traerá el futuro a
uno".
Razeghi dijo que con su máquina el
gobierno de Irán podría predecir la
posibilidad de una confrontación
militar con otro país, pronosticar
la fluctuación en el valor de las
divisas y de los precios del
petróleo.
"Naturalmente, un gobierno que
pueda ver a cinco años en el futuro
sería capaz de prepararse para los
desafíos que lo podrían
desestabilizar", dijo. "Esperamos
comercializar esta invención en
varios países, así como a
particulares una vez que lleguemos
a una etapa de producción
masiva".
Razeghi dijo que su proyecto ha
sido criticado por sus amigos y
familiares por "tratar de jugar a
ser Dios" con la vida cotidiana y la
historia. "Este proyecto no va en
contra de nuestros valores
religiosos en absoluto. Los
estadounidenses están gastando
millones de dólares en hacer un
invento como mi máquina, y ésta
no ha alcanzado una fracción de
ese costo", dijo. "La razón por la
que no estamos lanzando un
prototipo en esta etapa es porque
los chinos pueden robarnos la idea
y producirlo por millones en una
noche”.