Bebé en camino y pareja británica real sin casa

¿Será niño o niña? El príncipe
Guillermo y Kate Middleton se
rehúsan a decirlo y las
autoridades del palacio no
revelan dónde pasara el bebé
sus primeros meses debido a
que están tardando más de lo
previsto las renovaciones en
lo que será la futura casa de la
pareja en el palacio de
Kensington.
(Foto Afp)
El periodo de Guillermo como
piloto de búsqueda y rescate
en Gales concluirá alrededor
de septiembre, en tanto que el
duque y la duquesa de
Cambridge, como se conoce
formalmente a la pareja, se
preparan para mudarse de una
casa de campo distante en una
isla de Gales a un nuevo
recinto en el palacio de
Kensington, en el centro de
Londres.
Sin embargo, el calendario de
los trabajos no marcha bien.
Las principales obras de
restauración en el palacio
posiblemente no concluirán
hasta cuando menos un mes o
dos después del nacimiento
del bebé (el futuro monarca)
en julio.
Una reubicación mayor puede
complicar las cosas para una
pareja de padres jóvenes y
William y Kate no son la
excepción a pesar de su
riqueza y prestigio.
El recinto que eligió la pareja
en el palacio se ha deteriorado
desde el fallecimiento en 2002
de la anterior inquilina, la
princesa Margarita, hermana
de la reina Isabel II. Los
obreros continúan
renovándolo y eliminando un
problema de asbesto en el
lugar.
Esto significa que a la llegada
del bebé, lo más probable es
que Guillermo y Kate tengan
que conformarse con su actual
residencia temporal en
Londres, una propiedad más
pequeña que tiene dos
recámaras también en el
palacio de Kensington.
En teoría podrían regresar con
el bebé a su casa de campo en
Gales, aunque eso parece
inverosímil debido a que se
encuentra a 450 kilómetros
(280 millas) de Londres,
donde está previsto que la
duquesa dé a luz.
Las autoridades del palacio se
abstuvieron de hacer
declaraciones sobre el
particular y afirmaron que el
domicilio de la pareja es un
asunto íntimo.
Donde quiera que sea, la
nueva familia podrá mudarse
en el otoño boreal a su nueva
casa permanente en Londres,
el Apartamento 1a en el
palacio de Kensington. El
nombre es engañoso porque el
lugar es una casa de cuatro
pisos con cuarto para el bebé,
20 habitaciones y un jardín
privado.
¿Cómo será el cuarto del bebé
real? Aunque pocos conocerán
el interior donde crecerá el
futuro monarca, expertos en
diseño han ofrecido un
panorama basado en su
experiencia.
Dragons, una pequeña
empresa familiar británica a la
que contrató la princesa Diana
para que diseñara un cuarto
de bebé para Guillermo y el
príncipe Enrique, tiene en
exhibición un cuarto de bebé
en una suite de hotel que
ofrece trato real a plebeyos
ricos, desde 2.230 libras
(3.467 dólares) la noche.
A pesar del precio, la suite es
más sencilla que lujosa. Tiene
una cuna adornada con una
corona pequeña y cortinas
delicadas, una lujosa mesa de
juego miniatura y una bañera,
todo perfectamente pintado
por artesanos en tonos beige y
pastel, tranquilizantes y
sobrios.
“Queríamos crear un refugio
donde se sienta mucha
seguridad, mucha
tranquilidad”, dijo la directora
gerente de la compañía,
Lucinda Croft.
Su firma también diseñó los
cuartos de bebé para las dos
hijas de Sarah Ferguson y el
príncipe Andrés, las princesas
Beatriz y Eugenia.