Asesino de 11 ancianos confiesa que lo hizo para ayudarlos porque "los quería mucho"

El celador de un
geriátrico de la localidad española
de Olot (Cataluña, nordeste),
autor confeso del asesinato de
once ancianos, aseguró hoy, al
comenzar su juicio, que pretendía
ayudar a las víctimas a morir.
El imputado, que presuntamente
cometió los crímenes entre
agosto de 2009 y octubre de
2010 y para quien el fiscal pide
194 años de cárcel, intentó
ofrecer al tribunal la imagen de
una persona sensible que quiso
evitar sufrimientos a los ancianos
que apreciaba.
"Los quería mucho", señaló Joan
V. sobre sus víctimas, después de
que el fiscal fuera exponiendo
cada uno de los asesinatos por
orden cronológico.
"Moralmente, pensaba que estaba
actuando correctamente, aunque
legalmente no era correcto",
indicó el procesado.
"¿Para qué tiene que vivir de esta
manera?", se preguntó Joan V. al
referirse a algunos de los
ancianos que cuidaba. "Me ha
costado mucho darme cuenta de
que estaba matando", agregó.
El acusado justificó el hecho de
que pasase de asesinar con
insulina o barbitúricos a emplear
productos cáusticos, por su
percepción de que así "aceleraba"
el proceso.